DISCURSO DE XI JINPING EN EL ACTO DE CELEBRACIÓN DEL CENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DE LA LIGA DE LA JUVENTUD COMUNISTA CHINA

10 de mayo de 2022

Xi Jinping

Miembros de la Liga de la Juventud Comunista, amigos jóvenes y camaradas:

La juventud genera ilimitadas esperanzas y crea un mañana espléndido. Solo apoyándose en la juventud y conservando su aspecto lozano, una nación podrá prosperar.

Hoy nos reunimos aquí solemnemente para celebrar el centenario de la fundación de la Liga de la Juventud Comunista de China en la necesidad de estimular a los amplios miembros de la Liga y jóvenes a avanzar con valentía en la nueva expedición encaminada a cumplir el sueño chino de la gran revitalización de la nación china.

¡Ante todo, mi jubilosa congratulación y sincero saludo, en nombre del Comité Central del Partido, a todos los miembros de la Liga de la Juventud Comunista, así como sus organismos y cuadros de todos los niveles!

Miembros de la Liga de la Juventud Comunista, amigos jóvenes y camaradas:

La China es una nación antigua de larga historia y agobiada por tantas vicisitudes y, aún más, una joven llena de vitalidad que nunca ha dejado de superarse. En la historia de civilización de remoto origen y larga trayectoria de más de cinco mil años, con sentimientos a la juventud, la nación china siempre ha mantenido el concepto tradicional de que los héroes provienen de los adolescentes, los ha tomado como olas de atrás que empujan a las de delante, ha persistido en la convicción en que el país solo puede fortalecerse y progresar si los adolescentes hacen lo mismo, y ha depositado la esperanza en ellos. A lo largo de los milenios, la fuerza, entusiasmo y creatividad de la juventud siempre ha constituido una impetuosa fuerza impulsora del avance valiente de la nación china y su erguimiento entre todas las naciones del mundo.

El destino de los jóvenes siempre está estrechamente ligado a la época. Tras la Guerra del Opio de 1840, con China convertida paso a paso en una sociedad semicolonial y semifeudal, con el país humillado, el pueblo devastado y la civilización cubierta de polvo, la nación china sufrió una catástrofe sin precedentes. Para buscar la verdad que les permitiese salvar a la nación y al pueblo, grupos de personas de elevados ideales se enfrascaron en arduas exploraciones, y en esta “Era del Despertar”, un gran número de jóvenes avanzados despertaron sucesivamente. El gran Movimiento del 4 de Mayo impulsó la difusión del marxismo en China, levantó el telón de la revolución de nueva democracia y también fue la señal de que la juventud china se había convertido en la vanguardia de la transformación social del país.

Una vez despertada la fuerza de la juventud y difundidas las ideas avanzadas, en el extenso territorio chino se presentó de inmediato una nueva fisonomía revolucionaria. En respuesta a las necesidades de los tiempos, nació el Partido Comunista de China en la estrecha integración del marxismo-leninismo con el movimiento obrero chino. Una vez nacido, el PCCh dirigió su mirada de atención a la juventud y depositó las esperanzas de la revolución en ella. En su primer Congreso Nacional se estudió especialmente la cuestión de establecer y desarrollar una liga juvenil como su escuela preparatoria. Y bajo la solicitud y dirección inmediata del Partido, se proclamó la fundación de la Liga de la Juventud Comunista de China el 5 de mayo de 1922. El nacimiento de la Liga supone un hito tanto en la historia de la revolución china y como en la del movimiento juvenil chino.

Seguir invariablemente al Partido y luchar por él y el pueblo constituyen la aspiración fundacional y misión de la Liga de la Juventud Comunista. Tanto conservando siempre la primera como teniendo bien presente la segunda, esta organización juvenil, durante los últimos cien años, bajo la firme dirección del Partido, ha marchado a la cabeza de los jóvenes, los ha organizado y guiado de una generación a otra para que afianzaran la convicción y siguieran al Partido, y ha hecho contribuciones en la lucha por la independencia nacional y la liberación popular, y por la materialización de la prosperidad y la fortaleza del país, y de la felicidad del pueblo, componiendo así un movimiento emocionante del proceso de la gran revitalización de la nación china, interpretado por la primavera de la vida.

Durante el periodo de la revolución de nueva democracia, la Liga de la Juventud Comunista divulgó ampliamente el marxismo, inspiró y despertó a los jóvenes y aglutinó su fuerza juvenil con pensamientos avanzados, y, además, los unió y dirigió para que se volcaran con entusiasmo en los movimientos obreros, campesinos y estudiantiles antiimperialistas y antifeudales, participaran activamente en la revolución armada dirigida por el Partido y cargaran valientemente contra las posiciones enemigas en grandes luchas por derrotar a los caudillos militares, resistir a la agresión japonesa por la salvación nacional y derribar la dominación reaccionaria del Guomindang, mostrando un espíritu de no temer los sacrificios en sangrientas luchas. Frente a destellos de dagas y perfiles de sables, bajo la lluvia de balas, los numerosos jóvenes integrantes de la Liga, con una indefectible fidelidad al Partido, pasaron las pruebas de vida o muerte y acometieron con su vigor juvenil importantes hazañas para la victoria de la revolución china.

En el período de la revolución y la construcción socialistas, la Liga tomó parte activa en la transformación social más amplia y profunda efectuada desde que comenzó la historia de la nación china, formó brigadas juveniles de choque y equipos juveniles de arada de las tierras eriales y de eliminación del analfabetismo, desplegó actividades de “aprender a Lei Feng”, unió y dirigió a sus numerosos miembros en la inspiración del orgullo de “atreverse a crear un nuevo cielo para el sol y la luna”, en el lanzamiento de la consigna de “dedicar la juventud a la patria” y en la marcha hacia la ciencia y tecnología, hacia la superación de las dificultades y hacia la conquista de las tierras eriales, mostrando así su espíritu de atreverse a luchar y de trabajar con diligencia. A pesar de toda clase de dificultades, penalidades y peligros, los amplios miembros de la Liga actuaron por su propia iniciativa y asumieron con coraje pesadas cargas: dondequiera que hubiera dificultades, ahí se levantaría la bandera de la Liga; y dondequiera que hubiera demandas, ahí se verían las figuras de los miembros de la organización. Ellos han acometido con su vigor juvenil importantes hazañas para la construcción de la patria.

En la nueva era de reforma, apertura y modernización socialista, adaptándose al desplazamiento estratégico del centro de gravedad del trabajo del Partido y el país, la Liga de la Juventud Comunista ha emancipado la mente, ha avanzado con espíritu pujante, ha desplegado ampliamente un gran número de actividades creativas imbuidas de alientos juveniles, tales como el competir por ser vanguardia de la nueva Gran Marcha, el abogamiento por “las cinco cualidades, la belleza en cuatro aspectos y los tres amores”, el “Proyecto de esperanza”, el “Voluntariado juvenil”, el “Modelo de civilización juvenil” y la protección de los ríos Madre, y ha unido y guiado a sus numerosos miembros para que cargando el acento de su época de “unirse en pro de la revigorización de la nación china”, se pusieran a la vanguardia de la época en todos los frentes de la modernización y mostraran el espíritu de atreverse a experimentar antes que otros y orientar la moda. Descartando lo viejo, estableciendo lo nuevo y construyendo las cuatro modernizaciones, los amplios miembros de la Liga, con el valor de ser vanguardia de la reforma y marchar a la cabeza de las tendencias, han acometido con su vigor juvenil importantes hazañas para la reforma, la apertura y la modernización socialista.

En la nueva era del socialismo con peculiaridades chinas, la Liga de la Juventud Comunista participa activamente en las impetuosas prácticas como la gran lucha, la gran obra, la gran causa y el gran sueño, se adhiere a la integridad y la innovación, trabaja duro y profundiza sus propias reformas en todos los aspectos. Uniéndose con él y bajo su dirección, los integrantes se forjan en el acometimiento de lo más duro  en la ayuda contra la pobreza, escalan las cimas científicas y tecnológicas en sus puestos de trabajo, marchan a la cabeza en el frente de lucha contra calamidades, van a la primera línea de prevención y control de la epidemia de COVID-19, pugnan por ser el primero en las competiciones olímpicas, salvaguardan imponentemente la patria en los puestos de guardia y son confiables cuando los más necesitan el Partido y el pueblo, mostrando un espíritu emprendedor y de autoconfianza y autosuperación. “El sincero amor solo ofrecido a China” se ha convertido en la voz más fuerte lanzado desde lo más hondo del corazón de los jóvenes contemporáneos chinos. Estimulados por grandes sueños y grandes misiones, asumiendo a conciencia las importantes tareas y adentrándose en primera línea de los niveles de base, los miembros de la Liga de la Juventud Comunista han acometido con su vigor juvenil importantes hazañas para éxitos y transformaciones históricos en la causa del Partido y el país, consiguiendo así que la juventud brille en la materialización del sueño chino de la gran revitalización de la nación china.

Los tiempos son diferentes, pero la juventud siempre es la misma. Durante los últimos cien años, siempre teniendo la misma voluntad que el Partido y siguiendo sus pasos en la lucha, la Liga de la Juventud Comunista ha unido y dirigido a sus miembros en dejar escrita la lealtad en las causas del Partido y el pueblo, sembrar la juventud en el camino de la revitalización nacional y grabar la gloria en los anales históricos.

La historia y la práctica han demostrado plenamente que la Liga de la Juventud Comunista es digna de ser la vanguardia del movimiento juvenil chino, y un ayudante fiel y una fuerza de reserva segura del Partido.

Miembros de la Liga de la Juventud Comunista, amigos jóvenes y camaradas:

Cuanto más avancen y suban, más necesario será saber asimilar la sabiduría, recobrar la confianza y aumentar la fuerza en el camino que han recorrido. A lo largo de los últimos 100 años, la Liga se ha mantenido firme en sus ideales y en su determinación, logrando acumular valiosas experiencias. Estas constituyen la directriz importante que la organización debe seguir para prestar nuevos servicios meritorios en el futuro.

— La expedición centenaria ha determinado la base que sustenta la Liga de la Juventud Comunista: la persistencia en la dirección del Partido. Sin el Partido Comunista de China, no existiría la Liga de la Juventud Comunista de China. Desde el día de su nacimiento, esta ha tomado la bandera, la voluntad y la misión del Partido como su propia bandera, voluntad y misión, integrando profundamente en su sangre la perseverancia en la dirección del Partido, de modo que han tenido características fundamentales y superioridades distintivas diferentes de otras organizaciones juveniles. Obedecer al Partido y seguirlo siempre ha sido la vida política que debe mantener la Liga, y actuar en consonancia con el llamamiento del Partido, la convicción política de los miembros de la Liga de generación en generación. La historia ha demostrado plenamente que, solo persistiendo en la dirección del Partido, la Liga de la Juventud Comunista podrá unir y liderar a los jóvenes a avanzar hacia adelante, e impulsar el movimiento juvenil chino hacia un rumbo político correcto.

— La expedición centenaria ha determinado el alma política de la Liga de la Juventud Comunista: la persistencia en ideales y convicciones. La organización de los jóvenes por parte la Liga supone la integración de firmes creencias con el cientificismo inspirada por ideales y convicciones. En su primer congreso nacional, la Liga planteó claramente el elevado ideal de construir una sociedad comunista, mostrando la bandera distintiva del socialismo, lo cual encendió el faro de ideales y convicciones de los jóvenes de generación en generación. Este ideal constituye la fuerza cohesiva más fundamental y duradera de la Liga. La historia ha demostrado plenamente que, sólo manteniendo en alto la bandera del comunismo y el socialismo, la Liga de la Juventud Comunista podrá convertirse en la unidad más sólida y la organización más combativa, y aglutinar siempre a los jóvenes bajo la bandera de los ideales y convicciones del Partido.

— La expedición centenaria ha determinado el rumbo del avance empeñoso de la Liga de la Juventud Comunista: la revitalización de la nación china. El tema principal de la lucha del Partido constituye la dirección de la acción de la Liga. Centrándose estrechamente en las tareas principales del Partido en diferentes períodos de la historia, la Liga ha unido y dirigido a sus miembros a participar activamente en la magna práctica del pueblo, a marchar a la cabeza y hacer sinceras contribuciones en la expedición de la revitalización de la nación china y a desplegar su papel como fuerzas frescas y brigada de choque, para que la revitalización de la nación siempre sea la gran corriente principal del movimiento juvenil chino. La historia ha demostrado plenamente que, sólo ciñéndose al tema principal -luchar por la gran revitalización de la nación china-, la Liga de la Juventud Comunista podrá unirse a todas las fuerzas juveniles unibles y entonar la espléndida canción de la juventud.

— La expedición centenaria ha determinado la fuente de vitalidad de la Liga de la Juventud Comunista: el arraigamiento entre los jóvenes. A pesar de cien años de vicisitudes, la Liga todavía permanece joven. Esto se debe a que siempre se ha arraigado entre los jóvenes y ha puesto en el centro de gravedad de su trabajo en el grupo más amplio de jóvenes obreros, campesinos y comunes, ha compartido con ellos el mismo latir del corazón y ha hecho que ellos compartieran el mismo latido con el Partido. La historia ha corroborado plenamente que, sólo asimilando constantemente nutrientes y adquiriendo fuerzas de entre los jóvenes como un terreno fértil, la Liga de la Juventud Comunista podrá convertirse en una organización en la que los jóvenes pueden confiar y apoyarse y de la que no quieren separarse.

Miembros de la Liga de la Juventud Comunista, amigos jóvenes y camaradas:

Bajo la firme dirección del Partido Comunista de China, el pueblo de todas las etnias de la nación que permanece unido con una sola voluntad y concierta todas las voluntades y fuerzas, ha cumplido con éxito el objetivo de lucha establecido para el primer centenario, culminando la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada en el extenso territorio chino, y está avanzando con desbordante vigor hacia el objetivo de lucha fijado para el segundo centenario: culminar la construcción integral de un poderoso país socialista moderno.

La materialización del sueño chino de la gran revitalización de la nación china es una carrera de relevo histórica, en la que los jóvenes contemporáneos deben esforzarse por ser el primero. La época siempre carga a los jóvenes las responsabilidades históricas. Los jóvenes chinos de la nueva era nacieron en el momento adecuado, llevan sobre sus hombros una importante misión, cuentan con un inconmensurable espacio de escenario para mostrar sus talentos y se les presenta una perspectiva más brillante que nunca para la realización de sus sueños. En el acto de celebración del centenario de la fundación del Partido Comunista de China, los representantes de los miembros de la Liga de la Juventud Comunista y del Cuerpo de Jóvenes Pioneros lanzaron en voz alta su juramento: “Que el Partido confíe en que el fortalecimiento del país puede apoyarse en nosotros”. Esto manifiesta el espíritu del que deberían dotarse no solo los jóvenes chinos de la nueva época, sino, aún más, las organizaciones juveniles del PCCh.

Por lo tanto en la nueva expedición, cómo unir, organizar y movilizar mejor a los jóvenes para que pugnen por cumplir el objetivo de lucha fijado para el segundo centenario y materializar el sueño chino de la gran revitalización de la nación china es un tema de gran relevancia que se debe estudiar en los movimientos juveniles chinos y trabajos relacionados con la juventud china de la nueva época. La Liga debe fomentar sus capacidades de liderazgo, organización y servicio, y unir y conducir a sus numerosos miembros para que se conviertan en buenos jóvenes de la nueva época que tienen ideales, se atreven a asumir responsabilidades, pueden soportar penalidades y están dispuestos a la lucha, levanten con su iniciativa y creatividad juveniles la impetuosa oleada primaveral de la revitalización de la nación y pugnen por construir una China mejor con su sabiduría y sudor.

Quisiera aprovechar esta ocasión para presentar unos cuantos deseos a la Liga de la Juventud Comunista.

En primer lugar, deseo que persista en educar a la gente en bien del Partido y siempre sea la escuela política conductora del progreso ideológico de la juventud china. Uno solo puede extender la vista a lo lejos desde lo alto si tiene aspiraciones elevadas y de largo alcance, y solo puede hacer realidad sus ambiciosos planes si tiene presente todo el mundo. La juventud ardiente requiere ideales y convicciones firmes. El Partido bautizó la Liga con el nombre del comunista con la esperanza de que esta organización juvenil partidaria, manteniéndose siempre en la altura de ideales y convicciones, armara a los jóvenes con sus teorías científicas, los inspirara con su aspiración fundacional, los guiara con su gloriosa bandera y los moldeara con sus excelentes tradiciones. Los jóvenes chinos de la nueva era están más seguros de sí mismos, dedican más energías a la autosuperación y repletan del espíritu especulativo, pero, al mismo tiempo, también se enfrentan con la influencia de las diversas corrientes ideológicas sociales, por lo que les es inevitable tener en su mente ciertas perplejidades en cuanto a ideal y realidad, doctrina y problema, egoísmo y altruismo, individualismo y colectivismo, nación y mundo, etc., y necesitar aún más una educación y una orientación profundas y minuciosas, para poder observar la sociedad con una visión perspicaz, pensar en la vida con mente clara y crear el futuro con la sabiduría. Como escuela mediante la cual que los jóvenes estudian el socialismo con peculiaridades y el comunismo en la práctica, la Liga debe ayudarles desde la perspectiva política e ideológica y según sus características, para que determinen grandes aspiraciones cuanto antes, y cultiven en su corazón la confianza en el Partido, la convicción en el socialismo con peculiaridades chinas y la fe en el marxismo. Debe basarse en el plan de importancia capital -asegurar que la causa del Partido cuente con continuadores-, tener firmemente presente la tarea de preparar constructores y continuadores dedicados a la causa socialista, y guiar a los jóvenes para que intensifiquen sin cesar la determinación, la fortaleza y la fe propias de su condición de chinos en el bautismo de pensamiento y la forja de práctica, consiguiendo así que el espíritu revolucionario se transmita de generación en generación.

En segundo lugar, deseo que asuma conscientemente las responsabilidades y siempre sea una fuerza pionera en la organización de la lucha permanente de la juventud china. La lucha es el color de fondo más brillante de la juventud, y la acción es el adiestramiento más eficaz para ella. Solo asumiendo responsabilidades, la juventud brilla. Los jóvenes, con mayor fuerza motor, son más apasionados en la innovación. El desarrollo del Partido y el pueblo es inseparable del arduo trabajo y dedicación de los jóvenes con ideales de generación en generación. Sólo cuando la juventud sea altamente compatible con la causa del Partido y el pueblo, el espectro juvenil será más amplio y la energía de la juventud se liberará. Los jóvenes son el grupo más vigoroso, más emprendedor y menos conservador de la sociedad, y tienen inagotables fuerzas de transformar el mundo objetivo y promover el progreso social. La Liga de la Juventud Comunista debe unir y guiar a sus miembros para que sean valientes domadores de olas de la nueva era, y teniendo presente “lo que es primordial para el Estado”, obedezcan conscientemente el llamado del Partido y el pueblo, asuman misiones y tareas, hagan valer sus ambiciones y rindan servicios meritorios en la nueva era y nuevos campos, y se esfuercen por ser seguidores de grandes ideales y fuerzas frescas impulsoras de las grandiosas causas, de modo que la juventud florezca en donde la patria y el pueblo más lo necesitan.

En tercer lugar, deseo que se preocupe íntimamente por los amplios jóvenes y siempre sea el vínculo más fuerte entre el Partido y la juventud. La Liga de la Juventud Comunista es una agrupación de masas dirigida por el Partido y también una organización propia de los jóvenes. La mayor ventaja de la Liga es que sus organismos se distribuyen en todos los niveles de base, en la primera línea y al lado de los jóvenes. Debe centrarse estrechamente en el servicio a los jóvenes como línea vital de trabajo, cumplir la responsabilidad política de consolidar y ampliar la base de masas juveniles de la gobernación del Partido, y no solo darle a conocer el entusiasmo de estas, sino transmitir su calor a ellas. Debe hacer todo lo posible por hacer cosas prácticas para los jóvenes y resolver sus dificultades, pensar en lo que ellos piensan, preocuparse de lo que les preocupa y prestarles ayudas concretas aprovechando al máximo los recursos y canales ofrecidos por el Partido, de modo que perciban vivamente que la atención y el cuidado de este están a su lado.

Y en cuarto lugar, deseo que tenga el coraje de llevar a cabo una revolución interna y siempre sea una organización avanzada que marcha al frente de los tiempos siguiendo al Partido. Para la Liga, qué tipo de organización juvenil se debe construir y cómo efectuarlo son cuestiones fundamentales e importantes. “Los sistemas fijos no pueden adaptarse a los cambios sociales, un camino no se orienta a diversas direcciones y marcar el barco por el punto donde cayó la espalda para después encontrarla es inviable”. La Liga solo puede seguir el ritmo del avance de los tiempos, del desarrollo de la juventud y de la práctica e innovación si tiene la valentía de llevar a cabo una revolución interna. Debe aplicar la dirección general del Partido en todo el proceso y todos los ámbitos de trabajo, seguir como es debido el camino socialista del desarrollo de las agrupaciones de masas con peculiaridades chinas, y centrándose en el objetivo y dirección de mantener y fortalecer constantemente su propio carácter político, avanzado y de masas, promover la profundización de su reforma. Debe ser capaz de tomarle el pulso a la juventud y explorar nuevas ideas y modalidades para la construcción de sus organismos de base de acuerdo con los nuevos cambios y nuevas características del trabajo y vida de los jóvenes, con objeto de promover a los organismos de la Federación Nacional de la Juventud de China y de la Federación Nacional de Estudiantes de China para que levanten la bandera del patriotismo y el socialismo y consoliden y amplíen continuamente el frente único patriótico juvenil. Debe tomar conscientemente como referencia las experiencias y prácticas del disciplinamiento integral y riguroso del Partido, intensificar la autoconstrucción con el espíritu reformador e innovador y el estilo de trabajo estricto y efectivo, y gobernar lo suyo y disciplinarse con rigor, y mostrar su elevado espíritu propio en la forja de altos estándares y en todos aspectos.

“Cualquier cosa en la vida hay que hacerla por sí mismo, los pasos cortos se acumulan hasta abarcar un mundo entero”. La búsqueda del progreso es no solo el rasgo más precioso de los jóvenes, sino también el deseo más anhelante del Partido y el pueblo. Los miembros de la Liga de la Juventud Comunista en la nueva época deben ser modelos en poseer elevados ideales y firmes convicciones, llevando la delantera en estudiar la teoría marxista, teniendo arraigados el sublime ideal del comunismo y el ideal común del socialismo con peculiaridades chinas, practicando conscientemente los valores socialistas esenciales y realzando enérgicamente el espíritu patriótico; deben servir de ejemplos de aprender con ahínco e innovar con espíritu emprendedor, tomando la delantera en basarse en sus puestos, practicar arduamente las habilidades, competir por ser el primero y el mejor, y esforzándose por convertirse en el personal vertebral de las industrias y en pioneros jóvenes; deben ser modelos en atreverse a luchar y saber realizarla, siendo los primeros en salir al encuentro de las adversidades, acometer lo más duro y vencer las dificultades, y actuando con huesos duros, sin creer en herejías ni temer a los demonios; deben ser modelos en llevar una vida austera, trabajar duro y consagrarse desinteresadamente, llevando la delantera en compartir firmemente la posición del pueblo, actuando con los pies bien plantados y una actitud realista y práctica, siendo los primeros en soportar las penalidades y los últimos en disfrutar de las comodidades, y estando dispuestos a ser un tornillo que nunca se oxida; y deben ser modelos en abogar por virtud, abrazar el bien y acatar estrictamente las disciplinas, tomando la delantera en tener clara la integridad política, en cumplir con las virtudes cívicas y en guardar estrictamente la ética individual, acatando rigurosamente las disciplinas y la ley y cumpliendo estrictamente los deberes de miembros de la Liga. Además, deben recibir con seriedad la formación política, fortalecer la forja política, perseguir el progreso político, acercarse activamente a los organismos partidarios y tomar como meta y orgullo convertirse en un miembro calificado del Partido Comunista.

Desde hace mucho tiempo, los numerosos cuadros de la Liga han desarrollado las excelentes tradiciones, han cumplido sus atribuciones y responsabilidades y han hecho importantes contribuciones al trabajo juvenil del Partido. Deben forjar la cualidad política de ser fiel y leal al Partido, realzar el espíritu idealista, tener una mente íntegra y una convicción fuerte, para que la gente pueda sentir de frente la integridad y pureza que deben tener los cuadros jóvenes. Deben practicar conscientemente la línea de masas, tener firmemente enraizados en la mente los puntos de vista de masas, mantener íntimos vínculos con los jóvenes, no comportar como sus jefes sino sus amigos, pensar más en sus intereses y considerar menos en sí mismos. Deben formar un estilo de trabajo responsable y empeñoso, no pronunciar palabras huecas sino realizar cosas reales, tener la valentía de ir a superar penalidades, de resolver dificultades, de asumir responsabilidades pesadas y de neutralizar riesgos a las zonas con condiciones duras, las entidades de los niveles de base y la primera línea, ser personas honestas y proceder con los pies puestos en la realidad. Deben cultivarse con la honestidad y la autodisciplina, dejar espacio en su corazón al temor reverencial, abstenerse de expresar opiniones impropias y de hacer cosas inadecuadas, y forjar sin cesar la voluntad, la tenacidad y el autocontrol, para ser personas moralmente íntegras e inmaculadas que trabajan en cuerpo y alma por el bien público.

Miembros de la Liga de la Juventud Comunista, amigos jóvenes y camaradas:

Los revolucionarios son siempre jóvenes. El PCCh, firmemente resuelto a llevar adelante la prolongada gran causa de la nación china, está exactamente en la flor de la vida al cumplir su centenario. Lenin citó una vez a Engels diciendo: “Somos el partido del futuro, y el futuro pertenece a la juventud. Somos el partido de los innovadores, y la juventud siempre está más dispuesta a seguir a los innovadores. Y somos el partido que libra la lucha abnegada contra lo viejo y decadente, a la que siempre es la juventud la que se dedica primero”. La historia y la realidad han demostrado que el PCCh es un partido que siempre ha mantenido sus características juveniles y un partido siempre digno de la confianza y el seguimiento de los jóvenes.

En la expedición hacia la realización de la gran revitalización de la nación china, el PCCh es la vanguardia, la Liga de la Juventud Comunista, la brigada de choque y el Cuerpo de Jóvenes Pioneros, el equipo de reserva. Ingresar sucesivamente en estas tres organizaciones constituye la “trilogía de vida” en la que los jóvenes persiguen el progreso político. El PCCh siempre ha abierto su puerta a los jóvenes, aceptando calurosamente la incorporación continua de estos como su sangre fresca. La Liga debe cumplir con la responsabilidad política de liderar todo el equipo, reglamentar y fortalecer el mecanismo de trabajo según el cual los miembros del dicho Cuerpo ingresados en la Liga y los de la Liga ingresados en el Partido serán los sobresalientes recomendados, esforzándose por promover la conexión y la unión de las cadenas educativas del Partido, la Liga y el Cuerpo. Los organismos del Partido a todos los niveles deben otorgar gran importancia a la formación y el desarrollo de los jóvenes miembros del Partido, y particularmente a la admisión de militantes de entre los integrantes destacados de la Liga, para garantizar que el poder rojo mantenga siempre su naturaleza.

Li Dazhao dijo: “La juventud es el alma de la nación”. El trabajo relativo a los jóvenes ha sido en el pasado, es ahora y será en el futuro una parte estratégica del trabajo del Partido. Los comités (grupos dirigentes) del Partido de todos los niveles deben estudiar con gran entusiasmo las leyes del desarrollo de la juventud y las características de la época, dedicar gran energía a dicho trabajo y ser el confidente de los amigos jóvenes, el entusiasta del trabajo juvenil y el guía de las masas jóvenes. Los organismos del Partido de todas las instancias deben implementar el mecanismo de que se promueve la construcción de la Liga mediante la del Partido, estudiar y resolver con frecuencia los problemas de capital importancia del trabajo de la Liga, tratar a sus cuadros con rigurosa exigencia y solicitud sincera a la vez y apoyarla para desplegar labor de forma creativa y de acuerdo con las características y leyes del trabajo de las agrupaciones de masas.

Miembros de la Liga de la Juventud Comunista, amigos jóvenes y camaradas:

Hace más de dos mil años, Confucio dijo: “Los jóvenes deben ser considerados con respeto. ¿Cómo sabes que nuestros sucesores no serán tan buenos como nosotros?” Para el Partido y el país, los jóvenes son las personas más dignas de cuidados y de ser esperadas. Como arbolitos que crecen de manera sana en la tierra, ellos se convertirán algún día en grandes árboles para sostener el cielo; como el sol naciente, seguramente derramarán en algún momento su luz y calor por toda la tierra tras una acumulación incesante de energía. La esperanza del Partido y el país está depositada en los jóvenes.

En 1937, en su dedicatoria para la inauguración de la Escuela del Norte de Shaanxi, el camarada Mao Zedong escribió: “Se debe formar una gran cantidad de personas, una vanguardia revolucionaria. Estas personas deben tener la perspicacia política y estar imbuidas del espíritu de lucha y sacrificio. Deben ser francas, leales, activas y rectas. No perseguirán intereses egoístas y su única aspiración será la liberación de la nación y la sociedad. Ellas no temerán las dificultades, ante las cuales siempre se mantendrán firmes y saldrán intrépidamente al su encuentro. Ellas no serán elementos arrogantes ni apasionadas de la ostentación, sino personas con el espíritu práctico y con los pies bien puestos en el suelo. Si China cuenta con una gran multitud de tales pioneros, su tarea de la revolución se podrá cumplir de manera expedita”. Hoy en día, el Partido y el pueblo también necesitan un gran número de dichos pioneros, por lo que el Comité Central del Partido desea sinceramente que la Liga de la Juventud Comunista pueda formarlos. Ésta es la expectativa vehemente del Partido, de la patria y del pueblo.