Marcha por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Diversas organizaciones realizarán una movilización el sábado 7 de marzo, desde las 3 p.m., teniendo como punto de concentración el Ministerio de Trabajo.

El 8 de marzo de 1908, en Nueva York (Estados Unidos), 129 trabajadoras textiles murieron en el incendio de una fábrica textil, en el contexto en que hacían huelga por la reducción de la jornada laboral a 10 horas, igualdad salarial entre hombres y mujeres, así como de las condiciones de trabajo.

Tras la declaratoria en huelga, los dueños de la fábrica ordenaron el cierre de las puertas del edificio, pretendiendo que las trabajadoras desistieran de su lucha y abandonaran el lugar, lo que resultó en un homicidio masivo por parte de la patronal.

Este hecho fue el que impulsó que, en 1977, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) designara oficialmente el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer.

En el Perú, la mujer ha enfrentado a muchos enemigos en su lucha por la igualdad, empezando por la sociedad conservadora que consideraba a la mujer como un ser inferior al hombre e incapaz de ser partícipe de la toma de decisiones, incluso en el terreno de la política. El derecho al voto se conquistó en setiembre de 1955, pero se aplicó realmente muchos años después.

Una de las reivindicaciones que queda pendiente para la mujer es la eliminación de las brechas sociales, sobre todo salariales. Las mujeres ganan hasta 26.3% menos que los hombres en puestos de dirección, lo que demuestra una clara discriminación, resultante de cuestiones culturales que no han sido abolidas y que implican una necesaria atención. Las principales actividades laborales donde se evidencia con mayor intensidad esta brecha salarial y de condiciones laborales entre hombres y mujeres son la agroindustria, la manufactura, el sector textil y confecciones, trabajo del hogar, entre otros.

Aunado a ello, las mujeres padecen otras formas de violencia menos sutiles. Solo en 2019 hubo 168 feminicidios en el Perú, y en los dos primeros meses del año 2020 se han registrado otros 25 casos, ante la inacción de las autoridades.

Ante este panorama, queda la lucha como camino para hacer respetar los derechos de las mujeres y construir una sociedad sin prejuicios ni violencia. En ese sentido, distintas organizaciones ligadas a la lucha por los derechos de la mujer peruana han convocado una movilización nacional para el próximo sábado 7 de marzo desde las 3 de la tarde, teniendo como lugar de concentración el frontis del Ministerio de Trabajo, desde donde se movilizarán por las principales calles de Lima Metropolitana. De igual manera, en las capitales de las regiones de todo el país se han convocado acciones de protesta y reivindicación por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Desde el Partido Comunista Peruano, llamamos a toda nuestra militancia, mujeres y hombres, a contribuir con el fortalecimiento de estas convocatorias y participar activamente.