LOS TRABAJADORES Y LA LUCHA POR GOBIERNO Y PODER

Las próximas elecciones del 26 de enero del 2020, tendrá una connotación importante en la lucha por un cambio fundamental en la orientación del trabajo del Poder Legislativo. Se trata de elevar su nivel y romper con la forma en la que se ha venido actuando.

Corresponde, entonces, impulsar una campaña orientada a elevar la conciencia política de los ciudadanos que lleguen al Congreso. Se requiere que piensen y actúen en función de los intereses del país, del presente y futuro de las generaciones. Rompan con aquello de beneficiarse con los recursos del Estado, privilegiando intereses personales y de grupos de poder aceptándose entreguen nuestros recursos a cambio de dádivas. Es una breve etapa que requiere de docencia política, más que de entusiasmo. Será importante la identificación ideológica, sustento de lo que se debe hacer en tan importante poder del Estado. La función fundamental del Congresista es Legislar y Fiscalizar (modificar, derogar y aprobar leyes); por lo que, se obliga, como parte del mismo, para legislar, conocer con lo que se cuenta y de lo que adolece o porque no es efectiva.

Entonces, deberá “revisarlas” incluyendo la Constitución Política, para destrabar los “nudos” que no permiten al Estado establecer las acciones de promoción de actividades productivas, para la generación del empleo e impulsar la colocación de muchos profesionales técnicos y mejorar la economía del país.

Los últimos años dejaron la función y dedicaron su tiempo a viajes turísticos y formar “comisiones investigadoras” con frondosos gastos, generando una burocracia constituida por amigos y/o simpatizantes, al final sin resultado alguno, caso de la Comisión presidida por Bartra donde se ha dilapidado más de 6 millones de soles para blindar a Alan García y Keiko, nada más. Ello no debe repetirse. Se obliga entonces que las organizaciones políticas que promueven la participación de sus militantes o amigos sean los que fiscalicen la función de sus representantes, así como los sectores sociales de donde provengan no pierdan el contacto con ellos para exigir un trabajo serio, responsable, de cara a los intereses del país, del sector donde proviene y con transparencia en sus acciones personales y colectivas.

Observamos cómo es fácil para los enemigos del pueblo, los defensores de la CONFIEP, de la Gran Minería, de los Monopolios farmacéuticos, de los que blindan a los corruptos, de los q u e defienden las exoneraciones tributarias a los grupos de poder, de los defensores de los que trafican con los dineros del Estado, aparecer en listas diversas pretendiendo volver a formar parte del Congreso. Llámense como se llaman las otras agrupaciones que se presentan, los han recibido con beneplácito por que serán quienes les financien la campaña con todo lo acumulado en los tres años en el Congreso, otros en los más de veinte años ejerciendo la función legislativa y no hicieron nada por el país, ni por la población.

De allí que, JUNTOS POR EL PERÚ, alianza de una parte importante de la izquierda, que, junto a las organizaciones sociales, por años viene desarrollando denuncias y movilizaciones en defensa de los intereses del país, de los trabajadores y del pueblo en su conjunto. Presenta a nivel nacional una lista para el Congreso Complementario, llevando a representantes de diversas organizaciones: hombres y mujeres honestos y honestas, jóvenes de ambos sexos preocupados por el presente y el futuro del país, los que desde diciembre del año 2017 marcharon en las calles exigiendo ¡Que se vayan todos! ¡Que el pueblo y los trabajadores gobiernen el país para el bienestar de todos!

Los candidatos del pueblo

En esta primera nota, destaco la presencia de importantes dirigentes populares, sindicales y profesionales comprometidos con los intereses y derechos de los pobres del Perú:

Eleuterio Vera Duran (número 2, Cajamarca); Manuel Coronado (número 2) y Daselita Napiana Ipushima (número 4), ambos por Loreto; Abel Colquepisco (número 5, Piura); Everardo Cadillo (número 1, Lima Provincias); Lauro Toribio Baltazar (número 4, Junín); Julio Renán Raffo (número 1,  Ica); Héctor Calla Chura (número 4, Cusco); Victoria Tula Escarza Mayca (número 5, Arequipa); Madith Zaby Paredes (número 2, Tacna); Julio Campaña Toro (número 2, Callao); Antonio Cayoquispe (número 3,  Madre de Dios); Efraín Anahua (número 3, Puno); en la Lista por Lima Metropolitana postulan: Félix Ocampo (numero 9), Mauro Chipana (número 13) y Edith Tania Vilca (número 29) y finalmente en Huancavelica postula Fidel Gonzáles con el número 3.

Algunos de ellos con experiencia en las funciones como Parlamentario, consejero regional, Regidores, etc. y que no tuvieron problema alguno en el ejercicio de sus cargos por la convicción ideológica de servir a una causa, la del pueblo y los trabajadores. Son la garantía de un ejercicio responsable, consecuente, honesto y perseverante en la lucha por el firme respeto de los derechos humanos a cada uno de los peruanos; y por el crecimiento económico con desarrollo para aplicar la Justicia Social en el país, afirmando la Democracia real.

Por: ANTONIO TORRES ANDRADE
Responsable de la Comisión Nacional Sindical
Partido Comunista Peruano