Discurso por el 91 Aniversario del PCP

CAMARADAS.

Al cumplirse un año más de la fundación de nuestro partido, el Partido Comunista Peruano, que me ha tocado representar en la presente etapa, me permito rendir homenaje sincero a los camaradas dirigentes obreros, empleados e informales que convocados por José Carlos Mariátegui La Chira, integraron la célula secreta , como Julio Portocarrero, Avelino Navarro, Hinojoza, Ricardo Martínez de la Torre, Bernardo Regman, Borjas, Luciano Castillo y Chávez León, quienes tuvieron la firme convicción y consecuente compromiso con su clase al fundar el Partido Socialista del Perú el 7 de octubre de 1928 y en 1930 llamarse Partido Comunista.

Así mismo, rendimos un homenaje a cientos de mujeres, jóvenes estudiantes, obreros e intelectuales que forjaron la historia del Partido, y la historia de nuestro país, protagonizando las luchas sociales que haga posible la construcción de una nueva sociedad, el socialismo peruano, objetivo histórico del Partido.

La nueva sociedad que aspiramos los comunistas, tiene como objeto y sujeto a la Nación Peruana, por ello estamos convencidos que la construcción del socialismo y el comunismo peruano, deberá fundarse en la edificación de bases materiales e ideológicas sólidas, que aseguren la distribución equitativa de la riqueza y no de la pobreza.

En el marco de la visión de país de los comunistas, el VI Pleno del Comité Central, aprobó los fundamentos ideológicos sobre los que sustentar la edificación de la nueva sociedad rompiendo para ello, con el modelo de dependencia incubado en el colonialismo, profundizado en la república aristocrática y la actual república del neoliberalismo. Estos fundamentos se basan en la construcción y conquista de la soberanía e independencia general del país en los aspectos económico, social, cultural, educativo y político.

En ese cometido, a 198 años de independencia de España y de la fundación de la República, afirmamos nuestra convicción en la necesidad de una Nueva constitución política que afirme el papel del Estado en la Dirección del desarrollo de las fuerzas productivas y el desarrollo de la sociedad distingos, ni establezcan privilegios que nos distancian más.

Los comunistas destacamos la constante lucha de nuestro pueblo, de los trabajadores que exigió al presidente Martín Vizcarra a disolver el Congreso, que más que una victoria de Vizcarra es un triunfo de la nación que así lo exigió, por ello consideramos que se ha iniciado una nueva etapa de lucha y construcción política.

Pero este episodio político no nos debe dejar de ver que el gobierno del presidente Martín Vizcarra representa al sistema capitalista en su versión neoliberal extractivista, que ante el agotamiento del ciclo de crecimiento económico en nuestro país y en América latina como consecuencia del capitalismo financiero en constante crisis, impulsa la reforma de segunda generación del consenso de Washington junto a la CONFIEP.

Las nuevas reformas del capitalismo para los países dependiente del imperialismo norteamericano Como: Reducción del Estado, privatizaciones, reforma política, política productividad y competitividad, flexibilidad laboral en el que se dedica una atención especial al “Mercado del Trabajo”, también se abordan políticas que permitan mayor liberalización comercial, como motor del crecimiento; mientras que EE. UU aplica políticas proteccionistas para sortear la crisis. Así mismo la reforma del sistema judicial, policía, supervisión bancaria, etc. Todas estas recetas económicas están encaminadas a desarrollar en condiciones necesarias para profundizar el modelo neoliberal en América Latina y en particular el Perú.

La derecha dice defender al Perú, pero es enemiga de la industrialización, porque para ellos le resulta más barato exportar minerales en bruto, frutos agrícolas sin mayor valor agregado. La oligarquía ha hecho del Perú el paraíso de la evasión tributaria, de la informalidad y del subempleo.

Para llevar acabo todo ello, la oligarquía asaltó el estado para lo cual elaboraron su propia Constitución, la constitución fujimorista y crearon los contratos ley, las adendas y un conjunto de instituciones como fallada de legalidad para asegurar sin control, los contratos de la empresa constructora como ODEBRECHT, OAS, CAMARGO, junto a las empresas nacionales de Graña y Montero, COSAPI.

Lo que observamos en nuestro país se confirma lo que sostenía el gran historiador: Jorge Basadre en 1940, el Perú es un estado empírico, gobernado por ineptos y corruptos, y por ser un estado donde hay un enorme abismo social; mientras unos ganan 120 mil dólares como los gerentes de las minas y otros como los trabajadores contrato CAS 230 dólares.

Todo ello genera condiciones objetivas para impulsar transformaciones revolucionarias, cuando los de arriba no pueden sostenerse y los de abajo pugnan cambiar el estado de cosas; por eso el movimiento sindical, popular afirmaron sus consignan “cierre de congreso”, porque se había convertido en un instrumento dócil de la oligarquía y de la impunidad.

El movimiento sindical y popular dirigida por la CGTP, junto a los movimientos regionales, a la colectiva ciudadanos y diversas organizaciones político y sociales han desarrollado acciones con una clara orientación de rechazo al modelo neoliberal y a la mafia aprofujimorista, cabe resaltar la unidad de acción de la compañeros trabajadores estatales, la lucha de la federación de trabajadores mineros por sus reivindicaciones contra las empresas mineras explotadoras, la movilización social contra el proyecto Tía María es una demostración de la derrota del modelo neoliberal en el que involucran los derechos de las poblaciones al uso legitimo de los territorios que habitan frente a la voracidad del extractivismo neoliberal y que demanda una nueva ley de minería en el marco de un proceso por la lucha del reordenamiento territorial.

La grave crisis política es el agotamiento de la representación de la vieja clase política que han defendido el mercado como solución a la profunda desigualdad social. Se ha de rumbado la imagen de los inversionistas privados que sostenían que resolvían todos los problemas con el dinero, queda demostrado que usaron el estado para obtener contratos de la mega obras y corromper a la totalidad de la partida política y mediático. El escándalo Odebrecht es en realidad, solo la punta de Iceberg respecto al manejo sistemático corrupto del Estado.

El peligro contra los trabajadores y el pueblo, se acrecientan en con la alianza natural de Martin Vizcarra y la CONFIEP que impulsaran la recomposición de la derecha en una nueva clase política afín a sus intereses, para ello buscaran lograr una «mayoría» en las elecciones congresales de enero 2020; mayoría con la que tratará de aprobar nuevas medidas antilaborales y entreguistas, como lo exige la Confiep en la Agenda País V.0.1.

Ante ello venimos impulsado la participación del partido en la tarea de elevar la conciencia política de los sectores sociales donde bregamos tercamente en la tarea de construir una vanguardia que el pueblo necesita, una vanguardia con los valores sociales y morales para recuperar la confianza de la población en la actividad política, allí nuestro trabajo en la Asamblea Nacional de los Pueblos y en los sindicatos. Para construirla esa vanguardia como factor de poder y de contrapeso frente al Estado burgués y frene los apetitos de la CONFIEP y de sus aliados.

En ese trabajo, terco y dificultoso por la construcción de una vanguardia política y social, hemos venido contribuyendo decididamente en la alianza Juntos por el Perú y en el espacio Voces del Cambio, para contribuir a concretar la unidad de los partidos políticos de la izquierda, que al igual que nosotros aspiran construir la nueva sociedad, realmente democrática, con justicia social y desarrollo sostenido, libre de corrupción.

La  lucha anticorrupción “caiga quien caiga”, “cierre del congreso”, orientado por las vanguardias de los comunistas, de las fuerzas de izquierda, el movimiento sindical y popular colectivo ciudadano, movimiento regional y fuerzas políticas sociales y democráticas y patrióticas es una oportunidad de acelerar la táctica de acumulación de fuerzas que permitan movilizar a los más amplios sectores del pueblo para resolver las grandes demandas de los trabajadores, pero ello será insuficiente, sino precisamos una certera orientación política por la organización de la asamblea constituyente por una nueva constitución, ello debe ser el principal proceso político, respecto al cual deben confluir todas las acciones tácticas en la lucha electoral, ideológica, política, reivindicativa y de masas.

En este marco de confrontación ideológica, política y programática urge afinar la plataforma unificadora de todos sectores que han resistido y luchando contra las medidas neoliberales, mediante asamblea nacional de los pueblos.

Nuestro 91° aniversario de fundación, se produce en un escenario especial y el escenario propicio para anunciar a los trabajadores y el pueblo, que nuestro Partido por acuerdo del VII Pleno de Comité Central iniciará los trabajos para la inscripción de un referente político de los comunistas, de los trabajadores, de los sectores sociales de avanzada, de los sectores patrióticos, contribuyendo de eso modo a la crucial unidad de las fuerzas populares y de izquierda en una gran unidad patriótica contra la corrupción y contra el neoliberalismo.

¡Vivan los 91 años del Partido Comunista Peruano!

¡Viva el Perú!

 

Luis Villanueva Carbajal
Secretario General del Partido Comunista Peruano

 

Lima, 7 de octubre de 2019

Deja un comentario