GLORIA ETERNA A VICTOR JARA

Victor Jara era incómodo para la dictadura chilena y para los grupos de poder que la orquestaron. Era un poeta del pueblo, un rebelde con causa: la revolución.

Habiendo dado muerte a Salvador Allende, el siguiente plan de la dictadura encabezada por la CIA y Augusto Pinochet fue ir tras los líderes del pueblo, los defensores de la democracia. Así persiguieron a miles, hasta que dieron con el Cantor del Pueblo.

Sometido a torturas, junto a miles de sus compañeros, el cantautor chileno no reculó a su filosofía, se mantuvo firme en sus convicciones y principios. Finalmente, fue desaparecido por las huestes militares y, al ultimarlo, su cuerpo fue abandonado en un sitio eriazo; tenía 44 impactos de bala: 2 en la cabeza, 6 en las piernas, 14 en los brazos y 22 en la espalda.

Víctor Jara es una de las figuras más importantes de la canción latinoamericana de protesta y esperanza. Sus versos y su voz son banderas para los pueblos pobres del mundo.

Deja un comentario