Detalle Artículos

 Volver a la Lista
| 31/Dec/1969

VICTORIA DE TRUMP, expresión de la descomposición  del sistema capitalista y el modelo neoliberal

Mg. Roberto De la Cruz Huamán | 15/Oct/2016 10:16:43 AM

Las recientes elecciones en EEUU, ha evidenciado la crisis del sistema capitalista y el modelo neoliberal; el discurso fundamentalista del “fin de la historia y la unipolaridad” en la escena internacional se fue al suelo por la crisis financiera y productiva de EEUU y Europa.
EEUU pretendió ejercer el control militar y económico del mundo, después de las crisis del socialismo, mediante las formas del capital financiero por todo el mundo, asentando el dominio norteamericano sobre el resto de la humanidad.

La supremacía hegemónica del imperio generó el traslado del capital estadounidense hacia otras latitudes, y con ello las capacidades de liderazgo se vieron afectados, por el impacto de la traslocalización de industrias en países como México, Indonesia, Brasil, India, China, Rusia; donde la flexibilización laboral generaba más ganancias, Trump recurrió a las bases conservadoras de noción trabajo y esfuerzo individual, como la base de la prosperidad.

Trump contrastó el fracaso que condujo la hegemonía imperial norteamericana ante el avance económico (militar) de China y Rusia. Mostró que el partido demócrata a través de Obama-Clinton, con su propuesta de atención a las minorías (afrodescendientes y latinos) afectaba a la clase media, clase obrera y para ello dirigió su discurso hacia ese sector, elevando los “miedos” hacia la apertura y el igualitarismo que impulsaban los demócratas.

Los imperialistas están asustados ante la pérdida de poder mundial y la debilidad hegemónica occidental (EEUU, Gran Bretaña y Europa) ante un mundo cambiante.

En este nuevo escenario ¿qué intereses representa Trump? Representa a la burguesía financiera y militar y al conglomerado de la prensa mediática, ideológicamente es un conservador xenófobo, racista, y moralmente es el representante de los antivalores.
Asimismo, la campaña electoral  mostró el diagnóstico real de EEUU en los últimos 7 años:

•    14 millones de personas han abandonado la fuerza de trabajo.
•    El PBI real creció sólo 2.1%
•    Los ingresos por ahora son los más bajos desde 1973. 
•    El número de estadounidenses que reciben bonos de comida, durante el gobierno de Obama, ha aumentado en 12 millones de personas.
•    45% de niños afroamericanos menores de 6 años viven en la pobreza.
•    La deuda de préstamos estudiantiles superó los 1.3 billones de dólares, casi duplicándose bajo administración de Obama.

Esta dramática realidad en EEUU, demuestra que la gestión demócrata fracasó, porque no logró hacer las reformas que prometió: reforma integral en la salud, migratoria, financiera, etc. La candidata Hillary Clinton era la representante de todo eso.
Para salir de la crisis, Trump pretende rescatar la preeminencia del imperio mediante políticas proteccionistas, para ello concentrará los esfuerzos en lo interno para defenderse de las “agresiones” externas de China y Rusia, recuperar su protagonismo en su “patio trasero” (Nuestra América).

Para eso, propone el abandono del neoliberalismo global, de la regulación financiera, de los Tratados de Libre Comercio (TLC) y del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP). Y un conjunto de medidas económicas y políticas:

•    Aumentar las tasas sobre los productos importados.
•    Bajar los precios de los medicamentos.
•    Suprimir el impuesto federal que afecta a 73 millones de hogares modestos.
•    En política internacional, establecer alianza con Rusia. No levantará el bloqueo económico a Cuba y endurecerá su política intervencionista en los gobiernos progresistas de América Latina.
•    Cambiar la OTAN y la ONU, no habrá nunca más garantía de protección automática de EEUU hacia los países de la OTAN; entre otras medidas.

Este conjunto de medidas son las promesas que ofreció Trump en el reciente proceso electoral, y todo ello muestra que EEUU está saliendo del modelo económico neoliberal que ha producido una crisis profunda, mientras gobiernos como Argentina, Brasil, México, Colombia, Chile, Perú siguen en un modelo en descomposición, donde los partidos políticos tradicionales no han podido responder a las demandas de la población. En EEUU, el partido demócrata no respondió a sus bases sociales, clase media y obrera; por el contrario favoreció a los ricos, por ese motivo surgen políticos que plantean casos de interés a la mayoría de la población que no está representada por  los partidos tradicionales.

“Surge una nueva etapa en donde el discurso tradicional va a dejar de ser el libre comercio, la financiarización de la economía, del neoliberalismo global. Se abre una nueva etapa del nacionalismo económico y proteccionismo que va a obligar a los gobiernos de Argentina, Brasil, México, Colombia, Chile, Perú a replantear sus estrategias económicas”; sostiene Atilio Boron.

 

 

 

NUESTRA REVISTA TEÓRICA
Image

Navegación

Social Media