Detalle Artículos

 Volver a la Lista

Condiciones objetivas en un nuevo escenario de crisis

Roberto De la Cruz Huamán | 16/Jan/2017 11:43:35 AM

El historiador Jorge Basadre en su definición del Perú: “país de demasiadas oportunidades perdidas”, nos muestra que hoy una vez más hay un nuevo escenario que podría perderse si es que los dirigentes de las organizaciones políticas de izquierda, del movimiento sindical y popular no asumen su verdadero rol de orientar las luchas, para cambiar las injusticias, la inequidad que nos ha impuesto el sistema capitalista, agudizado a partir de la crisis del 2008 y que  afecta gravemente a los países dependientes como  el Perú.

Más aun, la descomposición ideológica y moral, con el escándalo ODEBRECHT  desnuda a quienes gobernaron el país en estos últimos años.

La toma del poder por parte de Donald Trump, en los EE.UU, agudiza las contradicciones ideológicas y políticas del sistema capitalista sobre la “libertad del mercado” y la defensa de los “derechos humanos”. Las recientes medidas del gobierno norteamericano mediante medidas proteccionistas y la construcción de un Muro fronterizo entre México y los EE.UU conllevan a una polarización entre los que propugnaban el libre comercio en todos los países del mundo.

La derecha en el Perú ha sostenido el  endiosamiento del negocio privado y la satanización del estado, con el objetivo de privatizar el estado y apoderarse de ello mediante las castas oligárquicas para convertirse en dueños de:  carreteras, tierras, minas, el transporte y para asegurase de extraordinarias ganancias, se otorgaban leyes a través del Congreso de la República, bajo el pretexto de promover las inversiones conseguían reducción de impuestos y un conjunto de gollerías, así mismo desregulando las leyes laborales y medioambientales.
Su estrategia de tomar el control de las principales instituciones públicas del país: poder judicial, fiscalía, contraloría general de la república para protegerse de sus actos de corrupción y de impunidad.

El escándalo Odebrecht  ha demostrado la incapacidad de las instituciones públicas del país para investigar y sancionar a los delincuentes que se apropian del erario del estado. Mas aun, ha quedado demostrado como los presidentes de la república, autoridades locales y congresistas han sido sobornados por las empresas  mafiosas brasileñas. 


Para encubrir sus fechorías los gobernantes corruptos (Fujimori, Toledo, Alan, Ollanta Humala) se aliaron con periodistas mafiosos de los principales medios de comunicación del país: el comercio, RPP y otros.

Mientras la derecha se apropiaba de los recursos de los peruanos, la CGTP, los frentes de defensa, colectivos de jóvenes y mujeres, demandaban trabajo digno, demarcación territorial, títulos de propiedad para los campesinos, defensa de los recursos naturales, seguridad ciudadana, educación y salud pública de calidad; en esta dura batalla fueron asesinados 16 líderes sindicales de la FTCCP por bandas delincuenciales ante la indiferencia de los gobiernos de turno, y cientos de luchadores sociales por las fuerzas represivas bajo el pretexto de la alteración del orden público y terrorismo.

En memoria de los mártires de los trabajadores y del pueblo, no debemos permitir que la derecha siga engañando al pueblo traficando con los intereses de la patria. 

Es hora de levantarnos y juntos a todos los hombres y mujeres, dirigentes de las organizaciones sociales y populares, partidos políticos de izquierda y progresistas para expresar nuestro rechazo a la ola de corrupción propiciado por los gobernantes y movilicémonos por las calles del Perú el 16 de febrero para declarar traidores a la patria a los que le robaron al Perú.

El camino para conseguir nuestras demandas, y moralizar el Perú; todo el poder de la acción de las masas en las calles, para construir el poder popular hacia la conquista de un Gobierno Democrático, Progresista y Patriótico; por Justicia Social, Honestidad y Soberanía Nacional.

 

 

 

NUESTRA REVISTA TEÓRICA
Image

Navegación

Social Media